Navidad

December 24, 2016

 

 

Navidad

 

Hay un tiempo para todo, todo tiene su momento oportuno, un tiempo para nacer, y un tiempo para morir un tiempo para plantar y uno para cosechar. dice el libro de eclesiastés en el capítulo 3 en sus primeros versículos....... Por muchos años se ha discutido si la navidad es una festividad correcta y precisa de celebrar:

 

  • Para unos la navidad es un despliegue de riquezas cenas espléndidas, compras innecesarias. Gastos extravagantes y sentirse merecedores de ello.

Este es un tiempo en el que vemos cómo las familias se preparan para la festividad más esperada del año, chicos y grandes disfrutan de este tiempo, no solo la estación sino las luces los regalos compras comidas y festejos familiares, en algunos países cierres escolares o períodos vacacionales.

  • Para otros es la espera de un regalo mágico precedente de un señor con vestido rojo barbudo que hace felices a los niños con un presente en una lista inmensa de niños y niñas que han tenido un buen comportamiento durante el año.

  • Para otros es un tiempo de luz y paz. Donde el corazón del hombre es transformado radicalmente y crea un ambiente de claridad y arrepentimiento.

  • Para otros es celebrar el nacimiento del ser más especial de la historia, nuestro señor Jesucristo.

 

Si bien es cierto la palabra de Dios no nos manda a celebrar su nacimiento más bien nos manda a hacer memoria de su muerte y resurrección por medio de la cena del Señor. No hay un versículo en la Biblia que nos indique que debemos de celebrarlo.

 

Sin embargo el nacimiento de Cristo es un hecho insólito, un hecho verídico algo trascendental y es digno de recordar y celebrar; que un dia el verbo se hizo carne y descendió del cielo, tomando forma de hombre, nacido en un humilde pesebre, cumpliendose asi cada profecía hecha de que vendría al mundo como mesías salvador. Lo cierto de todo esto es que este tiempo, en todo el mundo se celebra algo. Algo que cada ser humano cree y siente. Para los cristianos debería de ser un tiempo de reflexión y de alegría que un dia, un dia tuvo que nacer nuestro salvador.

 

Pero su nacimiento no solo fue un hecho por nacer sino que Hay muchas razones y propósitos por los que Jesús nació para los que tuvo que encarnarse El  vino a buscar y salvar lo que se había perdido, vino a ser la puerta de sus ovejas, vino a dar vida en abundancia, vino a acercar el reino de los cielos, vino para que todos los que le recibieron fueran llamados a ser hechos hijos de Dios. Los propósito de Jesús en su nacimiento son muchos, podemos mencionar 3 de los más importantes, hay muchos más pero destacaremos 3 de ellos:


 

1.- VINO A HACER LA VOLUNTAD DEL QUE LO ENVIÓ:

 

Así lo afirma Juan 6:38, Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. esta afirmación nos habla de la sujeción que Jesús mostró todo el tiempo a la autoridad de su Padre, nos habla de que su vida y ministerio sobre esta tierra fueron totalmente sujetos a la voluntad del Padre y que como Él mismo lo dijo, no decía nada sino solamente lo que su Padre le decía y no hizo nada sino lo que vio hacer a su Padre. Hoy cada día más se escuchan cristianos pedir la voluntad de Dios, se escuchan en ambientes cristianos las expresiones populares de solo quiero hacer la voluntad de Dios, pero cuando analizamos cuál es esa voluntad de Dios, está completamente escrita en la Biblia, está trazada en las Escrituras. Cuando somos confrontadas con ellas, tomamos muchas veces lo que nos conviene y desechamos lo que no es aplicable a nuestras vidas en ese momento. El Verbo de Dios se hizo hombre para enseñarnos cómo se hace la voluntad del Padre.

 

2.- VINO PARA HABLAR LAS PALABRAS DE DIOS:

 

Es lo que Jesús dice en Juan 12:49, Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. nunca Jesús vino a hablar palabras, pensamientos, ideas o iniciativas de su propia cuenta, sino que habló solamente lo que su Padre le indicó. Esto es clave en el entendimiento de que lo que Jesús enseñó verbalmente vino directamente del cielo y que lo que Jesús le dijo a cada discípulo, a cada persona con la que interactuó en su vida, vino como una instrucción definida y clara de parte de Dios.

 

3.- VINO A HACER LAS OBRAS DEL QUE LO ENVIÓ:

 

Esto Jesús lo afirma en Juan 9:4-5, lo que significa que Jesús vino a demostrar las obras de Dios, a brillar como la luz del mundo, el que estaba en completas tinieblas, vino a ser la luz del mundo por medio de la réplica de las obras del que lo envió, obras de amor, obras de poder, obras de misericordia, obras que reflejan el carácter de Dios, obras de justicia, obras de las cuales nosotros somos producto.

 

Su nacimiento fue una profecía cumplida y su razón de existir insuperable... la puerta de Jerusalén está cerrada, bien cerrada esperando ser abierta por el Mesías que vendrá muy pronto. Así como prometió venir la primera vez así vendrá por nosotros la segunda vez. He aquí yo vengo pronto, dice el Señor.

 

Share on Facebook
Please reload

Copyrigth © 2018 Fe Razonable San Francisco, CA I ferazonable315@gmail.com I (415) 200-6066